JCE rinde homenaje a varias personalidades.

0
29

F6AC22A7-EDD7-47F6-9903-11A9C1323D6C.jpg__294__440__CROPz0x294y440Hoy Noticias/Santo Domingo, R.D.- La Junta Central Electoral (JCE) reconoció anoche a 12 personalidades de la vida pública y privada, entre ellos dos póstumos, en un acto que tuvo lugar en el Auditorio del Banco Central.

En una ceremonia colmada de emotividad, el organismo electoral distinguió con reconocimientos por sus aportes a la democracia y a la institucionalidad del país, al cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez; al empresario José Luis Corripio Estrada; al rector de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, monseñor Agripino Núñez Collado y a la presidenta de la Cámara de Cuentas, Licelot Marte de Barrios.

También a los directores de los periódicos El Día, Rafael Molina Morillo, y de Diario Libre, Adriano Miguel Tejada; al presidente advitam del Comité Olímpico Dominicano y prestigioso médico José Joaquín Puello, y al presidente del Grupo Punta Cana, Frank Rainieri; a la investigadora y académica Celsa Albert y al director para América Latina y el Caribe de Idea Internacional, Daniel Zovatto.

Del mismo modo, hubo dos reconocimientos póstumos, uno al exvicepresidente Carlos Morales Troncoso y otro al diseñador Óscar de la Renta.

En el acto, estuvieron presentes la vicepresidenta, Margarita Cedeño de Fernández; la presidenta del Senado Cristina Lizardo y los presidentes: de la Suprema Corte de Justicia, Mariano Germán; del Tribunal Superior Electoral, Mariano Rodríguez y del Tribunal Constitucional, Milton Ray Guevara.

Allí, el presidente de la JCE, Roberto Rosario Márquez, dijo que ese organismo hacía un paréntesis en sus labores cotidianas para testimoniar el agradecimiento de la patria a diez ilustres personalidades, que han dedicado incesantemente recursos y sapiencias, a construir, a fortalecer, a velar por la democracia; a favor de la cual han hecho aportes inefables, “siendo dignas de significativos lauros; también, haremos menciones que por su trascendencia no pueden pasar desapercibidas”.

“La diversidad social que representan es la mejor prueba de que las convicciones filantrópicas por sí mismas son ajenas a diferencias emanadas de los posicionamientos humanos, y pueden ser practicadas desde cualquier espacio”, subrayó.

Fuente: LD